The Monuments Men, una película de George Clooney

por felixpons

¿Qué pinta en este blog George Clooney?, ¿ha pasado una importante restauración a base de botox y otras sustancias de moda en la actualidad?, ¿hay alguna asociación que le ha nombrado patrimonio de la humanidad?,… pues no, no. La noticia es que su nueva película, que dirige y escribe, está basada en la historia real de un batallón en la Segunda Guerra Mundial que tenía la misión de recuperar las obras de arte robadas por los nazis en la Segunda Guerra Mundial. El guión, del propio Clooney y Grant Heslov, está basado en el libro escrito por Robert M. Edsel, The Monuments Me, y se centra en un insólito batallón al que el presidente americano Franklin D. Roosevelt encomendó la faena de internarse en la territorio de Alemania para recuperar las obras de arte sustraídas por el ejército nazi y retornarlas a sus legítimos propietarios.

Imagen

Mientras las fuerzas alemanas bombardearon e invadieron Europa, también  se estima que destruyeron o robaron cerca de cinco millones de obras de arte y objetos culturales de museos, iglesias, universidades y hogares. La toma incluía obras maestras de Johannes Vermeer, Leonardo da Vinci, Miguel Ángel y Jan van Eyck, entre muchos otros. Era un auténtico botín de guerra que representaba siglos de la cultura occidental. Gran parte de las obras de arte pertenecían a familias judías, cuyas posesiones fueron catalogadas como “sin dueño “. Se enviaron miles de pinturas a la casa de campo de Hermann Göring, lugarteniente de Adolf Hitler, quien supervisó gran parte del robo. Otros fueron destinados a un museo que el propio Hitler planeaba abrir en Berlín.

Imagen

Robert M. Edsel escribió que la unidad comenzó como un pequeño grupo de profesionales de las artes (incluyendo arquitectos, diseñadores y personal de museo). Durante los combates su tarea consistía en identificar y proteger los museos, las iglesias y otros “monumentos” significativos de daños que pudieran hacerse en ellos. Con el paso del tiempo, con los aliados presionando más en territorio ocupado, el equipo se centró más en la determinación de lo que había sido robado y dónde estaba escondido. Después de 1945, unos 60 miembros de la unidad se desplegaron por toda Europa. Tanto durante como después de la guerra, el trabajo requería una combinación de soldado, historiador del arte y también detective. Para evitar este saqueo, estos hombres integrantes de la Sección de Monumentos, se jugaron en algunas ocasiones incluso su vida pero consiguieron recuperar, catalogar y devolver el patrimonio expoliado a su legítimo lugar. Muchos en la unidad estaban vinculados a algunas de las instituciones culturales más importantes del mundo; por ejemplo uno de ellos, James J. Rorimer, era conservador en el Museo Metropolitano de Arte, y más tarde se convertiría en su director. Otros eran historiadores, restauradores, conservadores, profesores,…

Imagen

Uno de los enclaves más prolíficos a la hora de recuperar obras de arte fueron dos minas de sal (en Heilbronn, Alemania, y Altaussee, Austria), donde los alemanes habían almacenado y embalado miles de pinturas y otros artículos. Las minas de sal eran un lugar fresco, oscuro y ni demasiado húmedo ni demasiado seco, por lo que gran parte de lo que estaba allí oculto se hallaba todavía en condiciones más que decentes. Gracias a esta sección del ejército americano (aunque dentro de sus filas se integraban hasta trece nacionalidades) se consiguió parte de la supervivencia de las obras de arte de la civilización occidental. Con el trabajo de los Monuments Men el futuro del pasado artístico europeo estaba asegurado, y sus dueños y buena parte de los museos del viejo continente todavía están agradecidos a esos cerca de trescientos cincuenta hombres que arriesgaron su vida por recuperar las piezas del puzzle cultural desperdigado por culpa de la locura de Hitler y compañía en la II Guerra Muldial. Sin las obras no habría trabajos de restauración, discusión de qué es o no es patrimonio, ni apenas historia,…

Imagen

El filme de George Clooney sobre los Monuments Men, que se estrenará el próximo febrero de 2014, parece que va a dar como resultado, al menos, a una buena película de aventuras; aunque hay que decir que esta y muchas otras historias reales son más grandes que el propio cine.

Obra de referencia: Edsel, Robert M. The monuments men, Destino, Barcelona, 2012.

Anuncios